Subir
Plan B Viajero, Oasis de San Ignacio, oasis baja california sur

Oasis de San Ignacio: Un símbolo de paz…

Luego de que nos ofrecieran un aventón hasta Mulegé, desayunamos en una pequeña casita del pueblo y al no encontrar camping (por falta de información) volvimos a la carretera a hacer auto-stop, tuvimos suerte y nos recogieron rápido.

 

Plan B Viajero Oasis de San Ignacio

El paisaje de la Baja

Llegamos a San Rosalía con la idea de acampar nuevamente en la playa, pero para nuestra sorpresa Santa Rosalía no era un pueblo sino una ciudad.

Recorriendo la ciudad, encontramos una pequeña playita en la que no se podía acampar, nos llamó la atención que la arena era negra (más tarde nos enteramos de que NO era natural, sino debido a la a contaminación causada por la explotación minera en dicho lugar)

Plan B Viajero Oasis de San Ignacio

No se puede acampar! Genial! Ahora que hacemos?

Plan B Viajero Oasis de San Ignacio San Rosalía

Arena negra

Intentamos buscar un hospedaje barato en la ciudad sin obtener suerte, hasta fuimos a la estación de bomberxs y por primera vez ese recurso nos falló. No nos quedó otra que seguir viaje, puesto que el lugar más barato era 400 pesos mexicanos por los tres (más de 30 USD) imposible!

Plan B Viajero Oasis de San Ignacio

La playa de Santa Rosalía

Estuvimos un buen rato en las afueras de San Rosalía intentado que alguien nos llevara, la gente pasaba pero ni nos miraban, y ya quedaban pocas horas de sol! No podíamos gastar tanto dinero en hospedaje. En un momento decidimos hacer un cartel con un cartón que encontramos tirado, y a modo de broma le dibujamos una aureola al nombre de San Ignacio, y creer o reventar pero nos funcionó (o eso decidimos pensar nosotrxs) Nos recogió una señora que vivía en San Ignacio y que era muy devota de su religión, al cortarle de nuestra aventura recorriendo el continente, la pobre mujer casi se desmaya, nos pidió que no hagamos más auto-stop, que era muy peligroso, que “ya llegaría el día para que lxs hombres recorran el mundo”. Por supuesto que no le discutimos NADA, sólo queríamos llegar! había sido un día extremadamente agobiante. Nos dejó en el centro del pueblito de San Ignacio justo cuando el sol comenzaba a ocultarse, nos indicó que lugares eran los más baratos para comprar comida y donde nos podíamos hospedar, nos despedimos y fuimos en busca de algún camping. Decidimos ir a un camping, primero que nada porque es más barato pero por sobre todo, porque los campings están alrededor del oasis (que es básicamente lo que convierte a San Ignacio en un lugar especial)

Plan B Viajero Oasis de San Ignacio

Cayendo la tarde en San Ignacio

Plan B Viajero Oasis de San Ignacio

Equipadxs para comer

Encontramos el Camping de Manuel Pilar, y nos encantó quedarnos ahí, el lugar era pequeño y estaba muy bien cuidado, y lo más lindo era la vista que teníamos al oasis.

plan b viajero Oasis de San Ignacio

Oasis de San Ignacio

Plan B Viajero Oasis de San Ignacio

No se necesita mucho para ser feliz 🙂

Camilo y Cokis disfrutando del oasis ( y del agua helada)

Camilo y Cokis disfrutando del oasis ( y del agua helada)

San Ignacio es un pueblo del estado mexicano de Baja California Sur, localizado al norte del mismo, entre Guerrero Negro y Santa Rosalía. El principal atractivo del sitio es el oasis formado por el río San Ignacio que desciende desde la Sierra de San Francisco y continúa hacia el sur hasta desembocar en la Laguna San Ignacio (laguna costera del Océano Pacífico, famosa por ser uno de los principales lugares de apareamiento de la Ballena gris en los meses de invierno)

Plan B Viajero Oasis de San Ignacio Iglesia de la "Misión" de San Ignacio

Iglesia de la “Misión” de San Ignacio

Plan B Viajero Oasis de San Ignacio plaza

La plaza principal del pueblo

Plan B Viajero Oasis de San Ignacio

Casi todas las calles son de tierra en San Ignacio 🙂

Originalmente San Ignacio, fue un asentamiento Cochimí denominado como Kadakaamán. A la llegada de la invasión, el lugar fue tomado por lxs misionerxs jesuitas, y en el año de 1728 se fundó oficialmente con el nombre de Misión de San Ignacio de Kadakaamán. Debido a la fertilidad del oasis en medio del desierto de la Baja, la misión se convirtió en la más importante de toda la península. Lxs cochimíes, en parte se refugiaron en la sierra y otra parte paso a ser la mano de obra de estas “misiones”.

Plan B Viajero Oasis de San Ignacio

en el Camping…

La mayor parte del tiempo que estuvimos por ahí, la pasamos en el camping, las palmas datileras eran las que nos mantenían fresquitxs. Disfrutamos de la tranquilidad, rodeados de animales silvestres y contemplando el oasis. Al pueblo solo íbamos por comida.

San Ignacio es ideal para aquellxs que quieran descansar y recuperar fuerzas en un lugar repleto de aire puro

San Ignacio es ideal para aquellxs que quieran descansar y recuperar fuerzas en un lugar repleto de aire puro

 

Algunas recomendaciones para visitar San Ignacio:

Donde dormir: En el camping de Manuel Pilar: Excelente la buena onda del señor. Baños con agua caliente y lo más barato del lugar. 40 pesos mexicanos por persona. PD: Su esposa hace un rico pastel de dátil y muy barato!

Donde comer: Lo mejor y más rentable es cocinarse, para comprar les conviene el supermercado que está afuera del pueblo junto a la ruta y al lado de la estación de servicio (gasolinera)

Ahh! Por favor no se vayan de San Ignacio sin probar el pastel de dátil (riquísimo) Nosotrxs le compramos uno al dueño del camping (no nos duró ni 10 minutos)

Que visitar:

  • Pueden andar en kayak por el oasis (que tiene forma de media luna y se presta para tal actividad)
  • Las Pinturas rupestres de la Sierra de San Francisco: Son, además de uno de los sitios de arte rupestres más antiguos de América, también los murales de mayor tamaño en el mundo.

 

Te sumas?

 

  • Facebook 
  • Twitter 
  • Instagram 
  • YouTube 
  • Suscríbete al blog para recibir en tu casilla de e-mail las nuevas publicaciones (no olvides confirmar las suscripción en tu bandeja de entrada)

Gracias por visitarnos!

Somos Gabriela De Marcos y Camilo Peña, una argentina y un mexicano que en el 2012 hicimos del viaje un estilo de vida. Nos gusta viajar lento, vivir en armonía con la naturaleza y compartir experiencias y relatos de viajes.

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.